El tratamiento antipsicótico puede aumentar el riesgo de prolongación del intervalo QT corregido y de arritmias potencialmente fatales. El aripiprazol sería seguro en este sentido al ser administrado a pacientes ancianos.
2

Introducción y objetivos

La administración de antipsicóticos a los pacientes ancianos es motivo de debate desde 2005, cuando la Food and Drug Administration (FDA) advirtió sobre el aumento de la mortalidad asociada con el tratamiento en pacientes con psicosis relacionada con la demencia. No obstante, el tratamiento con antipsicóticos es necesario en muchos casos de psicosis observados en ancianos.

El riesgo de prolongación del intervalo QT corregido (QTc) genera preocupación ante la administración de diferentes antipsicóticos ya que se asocia con un aumento del riesgo de arritmias potencialmente fatales. Por este motivo, el tratamiento de los pacientes con prolongación del intervalo QTc que presentan psicosis o alucinaciones constituye un desafío.

A continuación se describirá el caso clínico correspondiente al tratamiento con aripiprazol de una anciana con antecedente de prolongación del intervalo QTc e infarto de miocardio.

Caso clínico

Mujer de 80 años, con antecedente de trastorno esquizoafectivo de tipo bipolar e hipertensión arterial. Durante varios años recibió tratamiento con aripiprazol 10 mg/día y fluoxetina 20 mg/día, además de recibir lisinopril, aspirina y simvastatina. En mayo de 2014 presentó una trombosis venosa profunda y un infarto de miocardio con discinesia apical. Este cuadro suscitó la internación y la interrupción del tratamiento con aripiprazol, en tanto que la fluoxetina no fue retirada. La prolongación del intervalo QTc luego del infarto de miocardio tuvo lugar en evaluaciones posteriores a esta complicación. Los profesionales atribuyeron dicha prolongación al infarto de miocardio, aunque otros factores contribuyentes con ésta podrían ser la edad avanzada, el sexo femenino y el tratamiento con fluoxetina.

Una vez transcurridas 2 semanas de evolución, la paciente presentó paranoia y requirió una internación psiquiátrica. El intervalo QTc continuaba prolongado. La paciente no recibía antiarrítmicos ni antipsicóticos y continuaba el tratamiento con fluoxetina. En consecuencia, se administró aripiprazol nuevamente. La dosis fue titulada hasta alcanzar 15 mg/día. Esta dosis fue mayor en comparación con la dosis administrada previamente y se asoció con una concentración supraterapéutica de la droga.


Discusión

De acuerdo con el caso descrito, el aripiprazol puede ser un fármaco seguro para el tratamiento de los pacientes ancianos con prolongación del intervalo QTc que presentan síntomas psicóticos. Si bien todos los antipsicóticos tienen el potencial de provocar efectos adversos graves, los factores que aumentan en riesgo de prolongación del intervalo QTc son variados y deben considerarse en su conjunto.

Dado que la prolongación del intervalo QTc puede depender de la dosis de antipsicótico, se recomienda administrar la dosis mínima necesaria para lograr el efecto terapéutico. Además, deben considerarse interacciones farmacocinéticas potenciales que puedan incrementar la concentración plasmática de la droga.

Según lo informado, el aripiprazol es el antipsicótico atípico que menos efectos tiene sobre el intervalo QTc. De hecho, podría disminuir la duración de dicho intervalo. En el caso descrito, la paciente presentó una disminución del intervalo QTc a pesar de recibir aripiprazol, con la consiguiente normalización de la función ventricular. En consecuencia, el aripiprazol puede considerarse un fármaco de preferencia para el tratamiento antipsicótico de los pacientes ancianos.

Autor: Karz A, McGonigle D, Calenda B y colaboradores Journal of Clinical Psychiatry 76(12): 1648-1649, Dic 2015