Paso de Los Andes 1497 - Mendoza 54 261 4250833 54 261 4250833 info@gerontogeriatria.org

LOS ANTICUERPOS CONTRA SARS-CoV-2 PERMANECEN ESTABLES O AUMENTAN

Siete meses después de la infección. El estudio SEROCOV también proporciona evidencia de que los anticuerpos preexistentes contra los coronavirus del resfriado común pueden ser protectores.

Resumen

Desentrañar la cinética a largo plazo de los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 y las características individuales que lo influyen, incluido el impacto de los anticuerpos preexistentes contra los coronavirus humanos que causan el resfriado común (HCoV), es esencial para comprender la inmunidad protectora contra COVID-19 y estrategias efectivas de seguimiento de divisas.

Los niveles de IgM, IgA e IgG contra seis antígenos del SARS-CoV-2 y el antígeno nucleocápsido de los cuatro HCoV (229E, NL63, OC43 y HKU1) fueron cuantificados por Luminex, y la capacidad de neutralización de anticuerpos fue evaluada por citometría de flujo, en una cohorte de trabajadores de la salud seguidos hasta 7 meses (N = 578).

La seroprevalencia aumenta con el tiempo del 13,5% (mes 0) y del 15,6% (mes 1) al 16,4% (mes 6). Los niveles de anticuerpos, incluidos aquellos con capacidad neutralizante, son estables en el tiempo, excepto los niveles de IgG al antígeno nucleocápsido y los niveles de IgM que disminuyen.

Después de la respuesta máxima, los niveles de anticuerpos anti-pico aumentan desde ~ 150 días después del inicio de los síntomas en todos los individuos (73% para IgG), en ausencia de evidencia de reexposición.

La IgG y la IgA frente al VHC son significativamente más altas en individuos asintomáticos que en individuos seropositivos sintomáticos. Por lo tanto, los anticuerpos anti-VHC de reactividad cruzada preexistentes podrían tener un efecto protector contra la infección por SARS-CoV-2 y la enfermedad por COVID-19.

En conclusión, los niveles de anticuerpos y la capacidad neutralizante se mantienen generalmente hasta 7,7 meses, y en un número sustancial de individuos los niveles de anticuerpos aumentan después de algunos meses de PSO. Se necesitan más estudios para dilucidar los mecanismos y la naturaleza de estos aumentos y sus implicaciones para la propagación del virus y la progresión de la enfermedad.

Es importante destacar que la exposición previa a los HCoV podría tener un efecto protector contra la infección por SARS-CoV-2 y el desarrollo de síntomas, y puede explicar en parte la susceptibilidad diferencial a la enfermedad en la población. El trabajo adicional centrado en cohortes prospectivas permitiría evaluar los mecanismos y confirmar la causalidad de los anticuerpos anti-VHC sobre la adquisición del SARS-CoV-2, la progresión de la enfermedad, el mantenimiento de la respuesta inmunitaria y los correlatos de protección.

Comentarios

    El estudio SEROCOV proporciona evidencia de que los anticuerpos preexistentes contra los coronavirus del resfriado común pueden ser protectores.

Los niveles de anticuerpos IgG contra la proteína Spike del SARS-CoV-2 permanecen estables, o incluso aumentan, siete meses después de la infección, según un estudio de seguimiento en una cohorte de trabajadores sanitarios coordinado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), una institución apoyada por la Fundación “la Caixa”, en colaboración con el Hospital Clínic de Barcelona. Los resultados, publicados en Nature Communications, también respaldan la idea de que los anticuerpos preexistentes contra los coronavirus del resfriado común podrían proteger contra el COVID-19.

Para predecir la evolución de la pandemia y desarrollar estrategias efectivas, es fundamental comprender mejor la dinámica y la duración de la inmunidad al SARS-CoV-2, así como el posible papel de los anticuerpos preexistentes contra los coronavirus que causan resfriados comunes. Con este objetivo en mente, el equipo liderado por la investigadora de ISGlobal Carlota Dobaño siguió a una cohorte de trabajadores de la salud del Hospital Clínic (estudio SEROCOV) desde el inicio de la pandemia, con el fin de evaluar los niveles de anticuerpos frente a diferentes antígenos SARS-CoV-2 a lo largo del tiempo. “Este es el primer estudio que evalúa los anticuerpos contra un panel tan grande de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 durante 7 meses”, dice Dobaño.

El equipo de investigación analizó muestras de sangre de 578 participantes, tomadas en cuatro momentos diferentes entre marzo y octubre de 2020. Utilizaron la tecnología Luminex para medir, en la misma muestra, el nivel y tipo de anticuerpos IgA, IgM o IgG contra 6 SARS diferentesntígenos CoV-2, así como la presencia de anticuerpos contra los cuatro coronavirus que causan resfriados comunes en humanos. También analizaron la actividad neutralizante de los anticuerpos en colaboración con investigadores de la Universidad de Barcelona. El estudio contó con financiación de la red europea de innovación EIT Health.

Los resultados muestran que la mayoría de las infecciones entre los trabajadores de la salud ocurrieron durante la primera ola pandémica (el porcentaje de participantes con anticuerpos contra el SARS-CoV-2 aumentó solo ligeramente entre marzo y octubre, del 13,5% al ​​16,4%). A excepción de los anticuerpos IgM e IgG contra la nucleocápside (N), el resto de anticuerpos IgG (incluidos los que tienen actividad neutralizante) se mantuvieron estables en el tiempo, lo que confirma los resultados de otros estudios recientes.

“Sorprendentemente, incluso vimos un aumento de anticuerpos IgG anti-Spike en el 75% de los participantes a partir del mes cinco en adelante, sin ninguna evidencia de reexposición al virus”, dice Gemma Moncunill, coautora principal del estudio. No se observaron reinfecciones en la cohorte.

Con respecto a los anticuerpos contra los coronavirus humanos del resfriado (HCoV), los resultados sugieren que podrían conferir protección cruzada contra la infección o enfermedad por COVID-19. Las personas infectadas por el SARS-CoV-2 tenían niveles más bajos de anticuerpos contra el VHC. Además, los individuos asintomáticos tenían niveles más altos de IgG e IgA anti-HCoV que aquellos con infecciones sintomáticas. “Aunque aún no se ha confirmado la protección cruzada por inmunidad preexistente a los coronavirus del resfriado común, esto podría ayudar a explicar las grandes diferencias en la susceptibilidad a la enfermedad dentro de la población”, dice Dobaño.

Autor/a: Ortega N, Ribes M, Vidal M, et al.  Fuente: Nature Communications. DOI: 10.1038/s41467-021-24979-9 Seven-month kinetics of SARS-CoV-2 antibodies and role of pre-existing antibodies to human coronaviruses