Paso de Los Andes 1497 - Mendoza 54 261 4250833 54 261 4250833 info@gerontogeriatria.org

EL REMPLAZO DE CADERA MEJORA LOS SÍNTOMAS Y LA BIOMECÁNICA

Casi todos los pacientes permanecen sedentarios.

Resumen

Antecedentes:

Apesar de las notables mejoras en el dolor autoinformado, la capacidad funcional percibida y la función de la marcha después de la artroplastia total de cadera primaria (ATC), no está claro si estas mejoras se traducen en una mejor actividad física y conductas de sueño.

El objetivo de este estudio fue determinar el cambio en el perfil de actividad de 24 horas (actividades de vigilia y sueño) y la función de la marcha basada en el laboratorio desde el preoperatorio hasta los 2 años posteriores a la ATC.

Métodos:

Se reclutaron 51 pacientes sometidos a ATC primaria en un solo hospital público. Todas las ATC se realizaron mediante abordaje quirúrgico posterior con el mismo tipo de prótesis. Se utilizó un acelerómetro de muñeca para capturar los perfiles de actividad de 24 horas antes de la operación y al año y a los 2 años después de la operación.  Se realizó un análisis tridimensional de la marcha para determinar cambios en los parámetros temporoespaciales y cinemáticos de la cadera y la pelvis.

Resultados:

Los pacientes mostraron mejoras en todos los parámetros temporoespaciales y cinemáticos con el tiempo. Preoperatoriamente, los pacientes estaban sedentarios o dormidos durante un tiempo medio (y desviación estándar) de 19,5 ± 2,2 horas por día.

Esto se mantuvo sin cambios hasta 2 años después de la operación (19,6 ± 1,3 horas por día). La eficiencia del sueño permaneció subóptima (<85%) en todos los puntos temporales y fue peor a los 2 años (77% ± 10%) en comparación con antes de la operación (84% ± 5%).

Más de una cuarta parte de la muestra eran sedentarios durante> 11 horas por día al año (32%) y 2 años (41%), que fue mayor que el porcentaje preoperatorio (21%). Los pacientes acumulaban su actividad realizando actividades ligeras; sin embargo, los pacientes realizaron menos actividad ligera a los 2 años en comparación con los niveles preoperatorios.

No se observaron diferencias significativas (p = 0,935) para la actividad moderada o vigorosa a lo largo del tiempo.

Conclusiones:

Junto con las mejoras en el dolor autoinformado y la función física percibida, los pacientes mejoraron significativamente la función de la marcha en el posoperatorio. Sin embargo, a pesar de la oportunidad para los pacientes de ser más activos físicamente en el posoperatorio, los pacientes eran más sedentarios, dormían peor y realizaban menos actividad física a los 2 años en comparación con los niveles preoperatorios.

Comentarios

Los pacientes que se someten a una artroplastia total de cadera (ATC) muestran una reducción significativa del dolor y otros síntomas y una mejora en la biomecánica de la marcha. Sin embargo, esas mejoras no conducen a un aumento de los niveles de actividad física diaria, informa un estudio en The Journal of Bone & Joint Surgery.

Los hallazgos "presentan una imagen preocupante de que, si bien los pacientes tienen la oportunidad de ser más activos físicamente a través de mejoras en la capacidad funcional, sus comportamientos físicos no cambian", según la nueva investigación, dirigida por Jasvir S. Bahl de la Universidad de Australia del Sur. , Adelaide, en colaboración con la Universidad de Adelaida, la Universidad de Flinders y el Royal Adelaide Hospital. Los investigadores piden esfuerzos adicionales para ayudar a los pacientes a alcanzar un nivel saludable de actividad física después de la ATC.

    Casi todos los pacientes permanecen sedentarios después de una ATC

El estudio prospectivo incluyó a 51 pacientes con una edad promedio de 66 años que se sometieron a ATC primaria en un hospital público de Australia del Sur. Todos los procedimientos se realizaron con la misma técnica quirúrgica y tipo de implante. Antes del procedimiento, se registraron datos para varios dominios informados por los pacientes, incluidos los síntomas relacionados con la cadera, la función y la calidad de vida.

Además, los pacientes se sometieron a análisis de la marcha y modelado musculoesquelético para un análisis en profundidad de la biomecánica y el rendimiento general de la marcha. También completaron el monitoreo de la actividad física las 24 horas con el uso de un rastreador de actividad de muñeca (acelerómetro).

En un subgrupo de pacientes, el análisis de la marcha y la monitorización de la actividad se repitieron uno y dos años después de la operación.

En ambos períodos de seguimiento, los pacientes informaron mejoras en el dolor y otros síntomas relacionados con la cadera, la función de la cadera y la calidad de vida diaria. El análisis de la marcha mostró una mejora en casi todos los aspectos de la biomecánica de la marcha, incluida la velocidad y la longitud de los pasos.

    Sin embargo, el seguimiento de la actividad durante las 24 horas mostró poco o ningún cambio en los patrones de actividad física diaria.

Tanto antes como después de la operación, los pacientes estaban sedentarios o dormidos durante 19,5 horas al día, en promedio. Este hallazgo siguió siendo significativo después de ajustar por edad, índice de masa corporal y ocupación.

De hecho, hubo evidencia de que el tiempo de sedentarismo aumentó después de la ATC. El porcentaje de pacientes que eran sedentarios durante más de 11 horas por día aumentó del 25 por ciento antes de la operación al 31 por ciento al año y al 41 por ciento a los dos años después de la operación. En todos los puntos de evaluación, los pacientes informaron que la mayor parte de su tiempo activo se dedicó a una actividad física ligera.

La monitorización de la actividad también proporcionó información sobre el tiempo y la calidad del sueño del paciente. El tiempo promedio de sueño se mantuvo igual, alrededor de nueve horas por noche. Sin embargo, la eficiencia del sueño disminuyó año tras año, del 84 por ciento antes de la operación al 80 por ciento al año y al 77 por ciento a los dos años después de la operación, con menos del 85 por ciento considerado como un sueño ineficaz.

De acuerdo con muchos estudios anteriores, estos resultados muestran que la ATC conduce a mejoras "significativas y sustanciales" en el dolor, la función y la calidad de vida. Sin embargo, el presente estudio muestra que a pesar de estas mejoras, pocos pacientes cambian sus patrones de actividad física diaria en los dos años posteriores a la ATC.

“Evidentemente, un procedimiento quirúrgico por sí solo puede no permitir a los pacientes llevar un estilo de vida más activo físicamente”, escriben el Dr. Bahl y sus coautores. Aunque el estudio no puede sacar conclusiones sobre las razones por las que la actividad física no mejoró, informes anteriores han sugerido que los patrones de baja actividad pueden volverse "programados" después de años de discapacidad física.

    Los autores también sugieren que si los pacientes tienen que esperar varios años antes de la ATC, pueden acostumbrarse a un estilo de vida más sedentario.

El Dr. Bahl y sus colegas señalan que los pacientes que se someten a una cirugía de reemplazo de cadera a menudo tienen afecciones de salud asociadas, como presión arterial alta, obesidad y diabetes, que se controlan mejor con una mayor actividad física y ejercicio. Los investigadores concluyen: "Los proveedores de atención médica deben considerar un modelo de atención multifacético, que incluye la educación del paciente sobre la importancia de reducir los comportamientos sedentarios y abordar una serie de barreras y facilitadores para aumentar la actividad física en el posoperatorio".

Autor/a: Jasvir S. Bahl, Stuart C. Millar, et al. Fuente: Journal of Bone & Joint Surgery DOI 10.2106/JBJS.20.01679 Changes in 24-Hour Physical Activity Patterns and Walking Gait Biomechanics After Primary Total Hip Arthroplasty