Paso de Los Andes 1497 - Mendoza 54 261 5564386 54 261 5564386 info@gerontogeriatria.org

Hace 12 años, un paper científico ya consideraba los coronavirus como una "bomba de tiempo".

En octubre de 2007, cuando las palabras "Wuhan" y "coronavirus" (notación científica CoV) eran absolutamente ajenas a la mayoría de nosotros, un equipo de científicos publicado un trabajo sorprendentemente premonitorio en la revista Clínica Microbiología Reseñas. En el artículo, los autores, Vincent Cheng, Susanna Lau, Parrick Woo y Kwok Yung Yuen, del Laboratorio de Enfermedades Emergentes de la Universidad de Hong Kong, hacen una descripción detallada biológica y molecular del microorganismo.

Pero luego, esto es lo más notable, pregunte si deberíamos estar preparados para la reemergencia del SARS (que provocó un brote en el sudeste asiático con alrededor de 8000 casos y un 10% de letalidad cinco años antes). Y contestan: "Se sabe bien que los coronavirus son dados a la recombinación genética, que puede llevar a cabo nuevos genotipos y brotes. La presencia de un gran reservorio de virus del tipo SARS-CoV en murciélagos herradura, sumada a la cultura de comer mamíferos exóticos en el sur de China es una bomba de tiempo. No debería ignorar la posibilidad de reemergencia del SARS y otros virus, y por lo tanto necesitamos estar preparados ".

Para el virólogo Juan Manuel Carballeda, de la Universidad Nacional de Quilmes, es interesante notar que antes de 2003 se sabía muy poco sobre los coronavirus. "Ese trabajo incluso es antes del brote de MERS (el 'síndrome respiratorio de Oriente Medio', que fue detectado por primera vez en Arabia Saudita en 2012), o sea que es dos veces premonitorio", exclama. Y más adelante agrega: "Algo importante es lo que se relaciona con los murciélagos, de los que existe una enorme diversidad. Solo de los 'herradura' (sin importancia en el estudio) hay unas 130 especies. Muchos se preguntan por qué no adquirimos patógenos de los perros, con los que tenemos tanta intimidad. Ellos tienen sus patógenos, pero son una sola especie. En cambio, los murciélagos son el segundo grupo de mamíferos más exitoso después de los roedores, y cada especie tiene sus patógenos particulares. Además, estamos hablando de virus a ARN (no se replican usando ADN), que mucho más que otros y pueden hacer recombinación, lo que genera aún más diversidad ".


Aunque tienen un rol preponderante en los ecosistemas, y en muchos sentidos son benéficos, la cercanía con estos mamíferos u otros que pueden ser hospedadores intermedios de sus virus, como ocurre en los mercados en los que se comercializan animales vivos y donde también se oculta el peligro de nuevas cepas de gripe, puede resultar riesgosa. "No sé si es posible alejarnos de ellos, porque están por todos lados. Acá, en la Ciudad, hay muchísimos e hijo un reservorio de la rabia, pero no es tan fácil de contagiar, porque se transmite a través de la mordedura", concluye Carballeda.

En otro estudio, esta vez de 2015 y publicado en la revista Virology Journal, Ben Hu, Xingyi Ge, Lin-Fa Wang, específicamente del Instituto Wuhan de Virología, y Zhengli Shi, del Programa de Infecciones Emergentes de la Universidad Duke en Singapur, no habían estado tan certeros cuando afirmaron que aunque los coronavirus habían tenido un estudio solo 10 años, la comunidad científica ya había reunido un importante conocimiento sobre ellos que serían útiles para mitigar, predecir y prevenir futuros brotes zoonóticos por coronavirus.

"Diferentes especies de murciélagos en China son portadores de coronavirus del tipo SARS, algunos de los cuales son ancestros directos de SARS-CoV y por lo tanto tienen la capacidad de transmitir a los humanos -destacan-. Al mismo tiempo, diferentes especies relacionadas con el MERS-CoV están circulando en murciélagos (.) Existe la hipótesis de que un coronavirus del tipo MERS alojado en murciélagos saltó a los camellos u otro animal todavía no identificado hace décadas. El virus evolucionó y se adaptó en camellos, y luego fue transmitido a los humanos muy recientemente. Llevó casi una década aislar el SARS-CoV ancestral en murciélagos, de modo que la vigilancia continua es vital para descubrir el origen del MERS-CoV y los murciélagos afectados serán ser una prioridad de la investigación ".

Y luego concluyen: "Dado que la actividad humana se superpone progresivamente con los hábitats de los murciélagos, en el futuro seguirán ocurriendo brotes de enfermedades resultantes de estos coronavirus de murciélagos, aunque la transmisión directa de estos a los humanos parece ser infrecuente".

Por: Nora Bär