Paso de Los Andes 1497 - Mendoza 54 261 4250833 54 261 4250833 info@gerontogeriatria.org

TENDINOPATÍA DE AQUILES

La tendinopatía de Aquiles es una lesión común y de larga duración que puede reducir la calidad de vida.

En 2014, Holanda reconoció a la medicina deportiva como una especialidad médica. A este reconocimiento le siguió el de la Asociación Holandesa de Deportes. Esta guía tiene apoyo oficial y es muy similar a la del Instituto de Salud del Reino Unido. La elección de la tendinopatía de Aquiles se debió a la frecuencia de aparición en la práctica clínica, y tiene un impacto importante en los pacientes. Por otra parte, hay muchos trabajos científicos al respecto.

La lesión en el tendón de Aquiles es un problema frecuente, tanto en los deportistas activos como individuos inactivos.

En los atletas puede estar causada por una sobrecarga externa, y en individuos inactivos, la sobrecarga relativa puede estar causada por una capacidad basal muy baja. En la práctica general holandesa, los síntomas por problemas del tendón de Aquiles ocurren en 2-3/1.000 pacientes adultos. Los corredores tienen un 52% de posibilidades (incidencia acumulada) de sufrir una lesión del tendón de Aquiles en toda su vida.

La fisiopatología exacta de la tendinopatía de Aquiles aún se desconoce; se cree que tiene un origen multifactorial. Una mejor comprensión de los factores de riesgo puede ayudar a desarrollar intervenciones preventivas más eficaces.

El diagnóstico de la tendinopatía de Aquiles suele hacerse sobre la bases de los hallazgos clínicos. Los criterios para el diagnóstico no están suficientemente descritos. Tampoco se ha acordado cuál es el papel de las imágenes en el diagnóstico. Por otra parte, hay una serie de condiciones (sistémicas) que deben tenerse en cuenta en los pacientes con dolor en la región del tendón de Aquiles. Es importante que los proveedores de salud reconozcan estas enfermedades, ya que influye sobremanera en el tratamiento y el pronóstico.

Las imágenes se utilizan con frecuencia en los pacientes con síntomas del tendón de Aquiles. Las radiografías, ecografías y resonancias magnéticas tienen un papel destacado. Por otra parte, las imágenes pueden tener efectos negativos a través de los riesgo de la radiación, la mala interpretación por parte de los prestadores de salud (lo que lleva a imágenes e intervenciones adicionales innecesarias) mientras que tienen consecuencias negativas en los pacientes (confusión, catastrofismo, miedo con evitación del movimiento y bajas expectativas de recuperación). Es importante el valor adicional y las posibles consecuencias negativas que el uso de las imágenes tiene para los prestadores de atención médica y los pacientes.

El tratamiento inicial de la tendinopatía de Aquiles es no quirúrgico.

Si el tratamiento no quirúrgico falla, se debe considerar la intervención quirúrgica. En la práctica clínica actual, las opciones terapéuticas suele ser variables y subóptimas. Tampoco hay pautas claras sobre el manejo de la carga durante la práctica de deportes.

La tendinopatía de Aquiles parece tener un pronóstico desfavorable a largo plazo. En la práctica clínica, es deseable poder predecir qué paciente se recupera y quién continuará experimentando síntomas crónicos, para lo cual es importante conocer los factores pronósticos. Finalmente, también es importante prevenir la recurrencia de los síntomas. El tratamiento debe hacerse de acuerdo con las guías y la evidencia.

Los objetivos de esta guía incluyen: factores de riesgo, diagnóstico, imagenología, tratamiento, pronóstico y prevención de la tendinopatía de Aquiles. La guía proporciona orientación sobre cómo manejar los problemas de diagnóstico y tratamiento, tanto en atención primaria como secundaria.

Las conclusiones de esta guía indican el nivel de evidencia. Las recomendaciones están dirigidas a una atención óptima y se basan en los resultados de la investigación científica y las consideraciones del grupo de trabajo que intervino en el desarrollo de la guía, en el que la perspectiva del paciente tiene un papel importante.

En última instancia, esto debería conducir al objetivo general, que es reducir el dolor y mejorar la función y el nivel de actividad, optimizando la atención. Inicialmente, se hicieron esfuerzos para trabajar con 4 subcategorías de tendinopatía de Aquiles, sobre todo basadas en informes científicos recientes. La ubicación y duración de la tendinopatía de Aquiles desempeñó un papel destacado en esta subclasificación.

Se denomina tendinopatía reactiva cuando la duración de los síntomas es <6 semanas.

El término tendinopatía crónica se usa para los cuadros que duran ≥3 meses.
Durante el proceso de desarrollo quedó clara la escasez de publicaciones científicas sobre la tendinopatía de Aquiles y la inconsistencia de las definiciones de tendinopatía de Aquiles reactiva. El grupo de trabajo también discrepó en la definición, por lo que se decidió no hacer subclasificación en función de la duración de los síntomas. La subclasificación basada en la ubicación de la condición se mantuvo en la guía.

La tendinopatía insercional fue definida como la presentación de síntomas ubicados a no más de 2 cm de la inserción del tendón de Aquiles en el calcáneo. Esta tendinopatía se puede presentar a la altura del calcáneo (morfología de Haglund) y/o como una bursitis retrocalcánea. Se denominó tendinopatía de la porción media cuando está localizada más allá de los 2 cm por encima de la inserción tendinosa y, de acuerdo con el consenso actual, esto se refiere a una tendinopatía aislada de la parte media del tendón de Aquiles. La distinción entre estas dos subclasificaciones está justificada, porque parece haber una diferencia en el pronóstico, en pacientes bajo tratamiento no quirúrgico.

En contraste con la guía holandesa de 2007, esta guía incluyó tanto a pacientes activos como sedentarios. También incluye a pacientes con una causa identificada de tendinopatía, por ejemplo, una entesitis debida a enfermedad reumática o xantoma del tendón, como resultado de la hipercolesterolemia. Sin embargo, las principales cuestiones clínicas en la guía no estarán cubiertas específicamente para estos grupos de pacientes poco frecuentes.

Esta guía no está destinada a pacientes <18 años. Los síntomas del tendón de Aquiles en <18 años generalmente están causados por osteocondrosis extraarticulares (Morbus Sever o enfermedad de Sever).

Las dificultades clínicas actuales y la medición de los principales resultados han sido identificados en colaboración con pacientes con diagnóstico confirmado de tendinopatía de Aquiles. Inicialmente se formó un panel de pacientes (n = 9), y se recopiló información sobre cuáles eran las dificultades que habían experimentado en la práctica.

En este análisis se priorizaron 6 problemas prácticos, que fueron desarrollados en 6 módulos:

1. No hay suficiente conocimiento sobre las causas de la tendinopatía de Aquiles y qué se puede hacer para prevenirla.

2. Los criterios diagnósticos de la tendinopatía de Aquiles no se conocen suficientemente.

3. El papel de las imágenes en la tendinopatía de Aquiles no está claro.

4. No hay suficiente conocimiento sobre el curso natural y cuál es el tratamiento óptimo.

5. Falta de conocimiento sobre el pronóstico a largo plazo.

6. Falta de conocimiento sobre la prevención de la recurrencia de los síntomas después de la recuperación de la tendinopatía de Aquiles.

Luego se lanzó una encuesta nacional en colaboración con la Federación de Pacientes de los Países Bajos. (Netherlands Patient Federation). Noventa y siete pacientes con tendinopatía de Aquiles respondieron a este cuestionario digital. Un total de 85 (88%) describieron sus objetivos terapéuticos. Los objetivos más comunes fueron: participación en deportes sin mencionar el estado del dolor (36%), participación deportiva sin dolor (27%), funcionamiento en actividades de la vida diaria (AVD) sin dolor (22%), reducción del dolor sin más especificaciones y, restauración de la función de las AVD, sin mención específica.

En una reciente reunión de consenso internacional se llevó a cabo un proceso similar con el objetivo general de determinar las principales medidas de los resultados de la tendinopatía para los prestadores de atención médica (n = 29) y pacientes con tendinopatía en diferentes localizaciones (n = 32). En esta reunión de consenso, surgieron como medidas de los resultados relevantes para el paciente en los dominios relacionados con el grado de dolor y la carga y participación.

Con base en esta retroalimentación de pacientes, esta guía define como medidas de resultados cruciales e importantes al puntaje Victorian Institute of Sports Assessment-Achilles (VISA-A), validado y específico para la enfermedad, la tasa de retorno a los deportes, la satisfacción del paciente y la recuperación subjetiva.

El cuestionario VISA-A consta de preguntas que cubren 3 dominios: dolor durante las AVD, durante las pruebas funcionales y las actividades (deportivas). Un puntaje de 100 es óptimo y representa un tendón de Aquiles completamente cargable sin síntomas, 0 puntos representa una capacidad de carga muy baja del tendón de Aquiles ,con síntomas graves. El ritmo del retorno a las actividades deportivas y la recuperación subjetiva siempre deben ser informadas por el paciente, sin especificar más el tipo de escala utilizada en la guía.

Módulo 1
Factores de riesgo y prevención primaria de la tendinopatía de Aquiles

- Pregunta de referencia

¿Qué personas tienen mayor riesgo de desarrollar tendinopatía de Aquiles y cómo se puede prevenir?

Esta pregunta es amplia e incluye otras preguntas:

1. Qué factores modificables y no modificables aumentan el riesgo de tendinopatía de Aquiles?

2. ¿Qué estrategia de prevención primaria es más eficaz para la tendinopatía de Aquiles?

Introducción

Problema

La aparición de la tendinopatía de Aquiles generalmente está relacionada con el envejecimiento y el uso excesivo. Por otra parte, se cree que los factores biomecánicos y genéticos, los problemas de salud específicos, el uso de medicamentos y las anomalías en las imágenes están asociados con la aparición de la tendinopatía de Aquiles.

Actualmente no hay conocimiento suficiente sobre los factores de riesgo modificables y no modificables. Esto es importante porque puede dar lugar a intervenciones (preventivas). La prevención primaria tiene como objetivo prevenir un episodio inicial, especialmente en deportistas. Aplicando la prevención en poblaciones específicas con alto riesgo de tendinopatía de Aquiles, los síntomas y la incidencia a largo plazo podrían reducirse. No hay suficiente conocimiento sobre la efectividad de estrategias de prevención primaria.

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de la porción media e insercional

Informar a las personas con antecedentes de tendinopatía de los miembros inferiores que están por activar o aumentar la carga de entrenamiento, que también aumentará el riesgo de tendinopatía de Aquiles.

> Entrenamiento gradual, teniendo en cuenta el tipo, la frecuencia, el tamaño y la intensidad del entrenamiento.

> Ejercicios de fortalecimiento de los músculos de la pantorrilla antes de la temporada deportiva, en la que la dosis de ejercicio debe ser personalizada.

> Usar suficiente ropa abrigada durante el entrenamiento en invierno. En el contexto de la importancia de prevenir la tendinopatía de Aquiles, aconsejar a las personas que eviten el uso de fluoroquinolonas si hay antibióticos alternativos disponibles y el cuadro clínico lo permite.

Módulo 2
Diagnóstico de la tendinopatía de Aquiles

Pregunta de referencia

¿Cómo se diagnostica la tendinopatía de Aquiles?

Esta pregunta incluye las siguientes dos preguntas:

1. ¿Cuáles son los criterios para diagnosticar la tendinopatía de Aquiles?

2. ¿Cuáles son los diagnósticos diferenciales de dolor en la parte posterior del tobillo que se deben tener en cuenta y qué patología subyacente podría estar relacionada con la tendinopatía de Aquiles?

Introducción

Problema

La tendinopatía de Aquiles a menudo se diagnostica sobre la base de los hallazgos clínicos, teniendo en cuenta los diagnósticos diferenciales ante un dolor sugestivo de tendinopatía de Aquiles. Las imágenes pueden ayudar

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de la porción media e insercional.

Diagnosticar la tendinopatía de Aquiles de la porción media según la presencia de todos los siguientes hallazgos:

1. Síntomas localizados 2-7 cm proximal a la inserción del tendón.

2. Porción media dolorosa del tendón de Aquiles en la carga (deportiva).

3. Engrosamiento local de la porción media del tendón de Aquiles (esto puede estar ausente en casos con síntomas de corta duración).

4. Dolor a la palpación local de la porción media del tendón.

Diagnosticar la tendinopatía de la inserción del tendón de Aquiles según la presencia de todos los siguientes hallazgos:

1.. Síntomas localizados en la región de inserción del tendón (a 2 cm de la inserción del tendón de Aquiles).

2. Región de la inserción del tendón de Aquiles dolorosa con la carga (deportiva).

3. Engrosamiento local de la inserción del tendón de Aquiles (esto puede estar ausente en casos con síntomas de corta duración).

4. Dolor a la palpación local de la inserción del tendón de Aquiles. No se necesitan estudios de imágenes adicionales si el caso presenta los 4 criterios de diagnóstico.

Considerar imágenes adicionales (rayos X del calcáneo, ecografía del tendón de Aquiles o resonancia magnética del tobillo) si:

> Los síntomas no se ajustan a los 4 criterios de diagnóstico.

> Los síntomas coinciden con los 4 criterios de diagnóstico, pero hay la evolución es inesperada o los síntomas cambian durante el seguimiento.

> Se está considerando la cirugía.

Derivar a un médico deportólogo o un cirujano ortopédico si:

> Persiste la duda diagnóstica.

> Hay un curso inesperado o un cambio de síntomas durante el seguimiento.

Derivar a un reumatólogo si:

> Existe tendinopatía insercional del tendón de Aquiles o un diagnóstico de espondilartritis o sospecha de esta afección

(dolor lumbar crónico que comenzó antes de los 45 años o soriasis).

Derivar al médico general si:

> En presencia de tendinopatía de Aquiles de la porción media hipercolesterolemia familiar demostrada o sospechada, enfermedades cardiovasculares en menores de 60 años y/o presencia de un arco lipoide antes de los 45 años.

En pacientes con diagnóstico clínico de tendinopatía de Aquiles, considerar las causas subyacentes y las patologías asociadas.


Módulo 3
Pregunta de referencia

¿Cuál es el papel de las imágenes en la tendinopatía de Aquiles?

Introducción

Problema

El diagnóstico de tendinopatía de Aquiles se puede realizar basándose en datos clínicos. Se pueden usar imágenes adicionales si el diagnóstico es incierto, o si el curso es inesperado o los síntomas cambian durante los estudios preoperatorios. Hay varias modalidades de imágenes que son utilizadas, por diferentes profesionales de la salud. Actualmente, no hay un adecuado para recomendar una imagen sobre otra.

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de la porción media

Si las imágenes son necesarias, considerar las siguientes modalidades:

> Ecografía: es la modalidad de imagen de elección.

> Resonancia magnética si:

–– La ecografía no está disponible.

–– Existe discrepancia entre los resultados de la ecografía y los hallazgos clínicos.

–– Se espera un diagnóstico específico adicional que no pueda ser detectado por ecografía.

–– Se está considerando la cirugía.

Tendinopatía de la inserción del tendón de Aquiles

Si las imágenes se consideran necesarias, considerar las siguientes modalidades:

> Ecografía : es la modalidad de imagen de elección

> Radiografía de perfil del calcáneo para excluir las anormalidades óseas.

> Resonancia magnética si:

–– La ecografía no está disponible.

–– Existe una discrepancia entre los resultados de la ecografía y los hallazgos clínicos.

–– Se espera un diagnóstico específico adicional que no puede ser detectado por ecografía.

–– Se está considerando la cirugía.

Introducción

Problema

Existen varias técnicas de imagen que se utilizan en la tendinopatía de Aquiles. Algunas son realizadas por diferentes prestadores de servicios de salud. No hay suficiente conocimiento de qué s calificaciones se necesitan para aplicar, evaluar y comunicar los resultados de una modalidad de imagenología a un paciente con tendinopatía de Aquiles.

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de la porción media.

Asegurarse de que la realización y evaluación de los estudios de imágenes adicionales sean realizados por profesionales altamente calificados.

Al indicar imágenes, tener en cuenta las siguientes competencias:

> El profesional que remite para obtener imágenes (o realizarlas) sea capaz de considerar críticamente la valor añadido de la técnica de imagen. El uso de la técnica debe ser clínicamente importante para el paciente.

> El profesional que realiza y evalúa la formación de imágenes debe tener suficiente información y experiencia, producto de una formación y educación médica continua.

> El profesional que comunica los resultados de las imágenes tiene que tener suficiente conocimiento del cuadro clínico y la relación entre los resultados de las imágenes y el resultado en la tendinopatía de Aquiles.

¿Cuáles son los hallazgos característicos de la tendinopatía de Aquiles?

Introducción

Problema

Se han descrito múltiples hallazgos en las imágenes que pueden estar presentes en la tendinopatía de Aquiles. Sin embargo, se desconoce cuáles son los signos más frecuentes en comparación con una población asintomática. Actualmente se carece de criterios diagnósticos para la obtención de imágenes.

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de la porción media

Cuando se indica una ecografía o resonancia magnética en un paciente con diagnóstico clínico de tendinopatía de Aquiles, se deben informar los siguientes parámetros como mínimo:

> Aumento del grosor del tendón de Aquiles (diámetro anteroposterior).

> Estructura alterada del tendón de Aquiles (ecogenicidad alterada en la ecografía e intensidad de señal alterada en la resonancia magnética).

> Presencia de parámetros de vascularización (peritendinoso o intratendinoso).

Tendinopatía de Aquiles insercional

Para rayos X del calcáneo en la tendinopatía de Aquiles insercional diagnosticada clínicamente, informar la siguientes características como mínimo:

> Calcificaciones localizadas en la inserción del tendón de Aquiles.

Cuando se usa ecografía o RM en la tendinopatía de Aquiles insercional diagnosticada clínicamente, informar los siguientes parámetros como mínimo:

> Aumento del grosor del tendón de Aquiles (diámetro anteroposterior).

> Estructura alterada del tendón de Aquiles (ecogenicidad alterada en ecografía e intensidad de señal alterada en la resonancia magnética).

> Presencia de parámetros de vascularización (peritendinoso o intratendinoso).

Factores pronósticos

¿Qué hallazgos en las imágenes tienen valor pronóstico en la tendinopatía de Aquiles?

Introducción

Problema

Se desconoce si los hallazgos de las imágenes tienen valor pronóstico y es importante tenerlo en cuenta.

Recomendaciones

No realizar imágenes tanto en la tendinopatía de Aquiles de la porción media como en la insercional. Informar el motivo al paciente.

Módulo 4
Tratamiento de la tendinopatía de Aquiles

Pregunta de referencia

¿Cuál es la efectividad de los tratamientos actuales?

Esta pregunta incluye los siguientes seis submódulos

1. ¿Qué instrumentos de medición son los más adecuados para el seguimiento de un efecto de tratamiento?

2. ¿Cuál es el efecto de la política de esperar y ver?

3. ¿Qué tratamiento no quirúrgico es más eficaz?

4. ¿El tramiento no quirúrgico es más eficaz que el tratamiento quirúrgico?

5. ¿Qué factores influyen en los efectos del tratamiento?

6. ¿Qué consejo (autogestión y educación del paciente) brindar al paciente con respecto al estilo de vida, trabajo y deportes?

Instrumentos de medición

¿Qué instrumentos de medición son los más adecuados para el seguimiento? terapéutico?

Introducción

Problema

Hay muchas medidas de resultados posibles para evaluar la tendinopatía de Aquiles, por lo que es muy difícil comparar los resultados de las diferentes modalidades terapéuticas. Por lo tanto, es importante tener consenso sobre las medidas de resultados que se utilizarán. Las medidas de resultados deben considerarse relevantes tanto para los pacientes como para los profesionales, y también para abarcar un "conjunto de resultados básicos".

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de la porción media e insercional

Considerar el uso del cuestionario VISA-A para evaluar el curso de la tendinopatía de Aquiles.

No solicite imágenes para monitorear la respuesta al tratamiento y/o predecir el curso de los síntomas de la tendinopatía

Política de esperar y ver

¿Cuál es el efecto de esperar y ver en la tendinopatía de Aquiles?

Introducción

Problema

El consejo inicial suele consistir en ajustar o detener temporalmente la carga (deportiva) que probablemente causó la lesión, y esperar y ver. Aun se conoce poco del curso natural de la tendinopatía de Aquiles, por lo que es difícil responder a la pregunta sobre esperar y ver.

Recomendaciones

Informar a los pacientes con tendinopatía de Aquiles de la porción media e insercional crónicas que la aplicación de la política de esperar y ver no brindará mejoría en el corto plazo, o que la misma será limitada

Opciones de tratamiento no quirúrgico

¿Qué tratamiento no quirúrgico es más eficaz?

Introducción

Problema

Los tratamientos no quirúrgicos suele ser la primera opción y se pueden dividir en varias categorías. Su efectividad puede evaluarse utilizando diferentes grupos de control. Por esta razón, se definieron las siguientes categorías de procedimientos: política de espera y- ver, tratamiento con placebo, ejercicios, órtesis, terapia de ondas de choque, medicación, acupuntura, inyecciones y tratamientos multimodales.

La encuesta nacional realizada a pacientes mostró que la mayoría reciben múltiples tratamientos de estas categorías. Esto se traduce en un consumo sanitario significativo, debido principalmente a la falta de conocimiento sobre la eficacia comparada de las diferentes opciones terapéuticas.

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de la porción media e insercional

Aconsejar tratamiento activo.

El tratamiento debe hacerlo un profesional que esté suficientemente calificado (atención médica o paramédica).

Discutir las opciones terapéuticas iniciales con el paciente, sobre:

> Asesoramiento:

1. Explicación sobre la condición.

2. Explicación sobre el pronóstico.

3. Educación sobre el dolor y el tratamiento de los factores psicológicos.

> Consejos sobre la carga:

1. Cese temporal de las actividades (deportivas) que provocan dolor.

2. Sustitución temporal de las actividades provocativas (deportivas) o no provocativas ((actividades no deportivas).

3. Incremento gradual de la carga de actividades (deportivas).

4. Utilizar una escala de dolor para controlar el nivel de quejas relacionadas con las actividades (deportivas) y ajustarlas en función de la escala de dolor.

Indicar ejercicios progresivos de fortalecimiento de los músculos de la pantorrilla durante al menos 12 semanas, los que deben estar adaptados a cada paciente

Considerar el papel de: la motivación, las limitaciones de tiempo, el monitoreo del dolor y la disponibilidad de instalaciones y recursos. Para la tendinopatía de Aquiles insercional, los ejercicios iniciales deben hacerse sobre una superficie plana. Si después de 3 meses de educación del paciente, ejercicios estructurales temporales y seguimiento de los consejos de carga, todavía no hay mejoría, discutir otras opciones terapéuticas.

Discutir las dudas sobre el efecto adicional así como las ventajas y desventajas de cualquier tratamiento adicional.

Si la educación del paciente y los consejos de carga son poco eficientes, considerar las siguientes opciones ,, además de continuar con los ejercicio:

> Ondas de choque extracorpóreas.

> Consejos sobre la combinación de la carga junto con continuación de los ejercicios:

> Ondas de choque extracorpóreas.

> Otras modalidades pasivas (férula nocturna, incrustaciones, suplementos de colágeno, aplicación de ultrasonido y masajes de fricción, laserterapia y fototerapia).

> Inyecciones (con polidocanol, lidocaína, sangre autóloga, plasma enriquecido con plaquetas, fracción de estroma vascular, ácido hialurónico, proloterapia o inyección de alto volumen ) y, acupuntura (o punción intratendinosa). Precaución con las siguientes opciones terapéuticas adicionales:

> Antiinflamatorios no esteroides

> Corticosteroides.

Opciones de tratamiento quirúrgico

¿La cirugía es más efectiva que el tratamiento no quirúrgico?

Introducción

Problema

Cuando el tratamiento no quirúrgico no tiene éxito, considerar la cirugía, con el objetivo de reducir los síntomas, lo que puede lograrse extirpando las adherencias fibróticas, extirpando nódulos degenerativos y/o haciendo incisiones longitudinales para inducir una respuesta de recuperación en la matriz extracelular. Poco se sabe de la eficacia comparativa entre ambos tipos de tratamiento.

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de la porción media e insercional.

Considerar la cirugía solo en pacientes que no se recuperan después de al menos 6 meses de tratamiento activo.
¿Qué factores afectan la efectividad del tratamiento

Introducción

Problema

Con el surgimiento de los llamados "Big Data" (datos importantes), cobra importancia la atención personalizada. Esta información se puede obtener de registros médicos electrónicos, perfiles de ADN y aplicaciones de eHealth en el campo de la tendinopatía de Aquiles, pero no se sabe mucho de los factores que influyen en el efecto del tratamiento o el pronóstico. Considerar la cirugía solo en pacientes que no se recuperan después de al menos 6 meses de tratamiento activo. Discutir la efectividad esperada de la intervención quirúrgica en comparación con el tratamiento no quirúrgico y el riesgo de complicaciones quirúrgicas.

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de porción media e insercional.

Evaluar las características específicas del paciente (nivel de actividad y presencia de comorbilidades) para personalizar el tratamiento, pero sin utilizar esta información para hacer un pronóstico. Compartir con el paciente la decisión sobre la mejor opción terapéutica.
Consejos sobre el estilo de vida y la carga laboral y deportiva

Introducción

Problema

Los pacientes con tendinopatía de Aquiles suelen informar dolor y no ser capaces de hacer ejercicio sin dolor. Habitualmente, los pacientes preguntan sobre la naturaleza y evolución esperadas, y cómo pueden contribuir positiva o negativamente a la recuperación. Las diferentes opiniones de los proveedores de atención médica suelen generar confusión e incertidumbre en los pacientes. Para evitar esto, es importante que los profesionales tengan suficiente conocimiento, para instruir correctamente a los pacientes acerca del estilo de vida y la carga laboral y deportiva., para una mejor recuperación.

Módulo 5
Pronóstico a largo plazo de la tendinopatía de Aquiles

Pregunta de referencia

¿Cuál es el pronóstico de las personas con tendinopatía de Aquiles a largo plazo?

Esta pregunta de incluye las siguientes 3 preguntas

1. ¿Qué porcentaje de pacientes con tendinopatía de Aquiles tienen síntomas persistentes durante más de 1 año?

2. ¿Qué porcentaje de pacientes con tendinopatía de Aquiles regresan a su nivel deportivo original durante más de 1 año?

3. ¿Qué factores afectan el pronóstico a largo plazo (más de 1 año).

Introducción

Problema

El tratamiento de la tendinopatía de Aquiles no siempre tiene éxito. La recuperación puede ser lenta y llevar meses o años.

Hay insuficiente conocimiento sobre el pronóstico exacto. Esto se aplica tanto a la intensidad de los síntomas como a la posibilidad de volver a un nivel deportivo deseado, sin dolor. El conocimiento sobre el pronóstico es importante para proporcionar al paciente expectativas realistas, teniendo en cuenta los factores pronósticos.

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de la porción media e insercional.

• Informar a los pacientes las consecuencias a largo plazo de la tendinopatía de Aquiles.

• La mayoría de los pacientes se recuperan, pero existe la posibilidad de que los síntomas puedan persistir a largo plazo (al menos hasta 10 años; el 23-37% de los pacientes tiene síntomas persistentes, a pesar del tratamiento).

• La mayoría de los deportistas con esta tendinopatía regresan a los deportes (85%). Se desconoce si lo hacen con el rendimiento original y si lo hacen completamente asintomáticos.

• Informar sobre la incapacidad de hacer un pronóstico, ya que se desconocen cuáles son los factores pronósticos a largo plazo.


Módulo 6
Prevención de la reaparición de la tendinopatía de Aquiles

Pregunta de referencia

¿Cómo prevenir los síntomas recurrentes en pacientes que se han recuperado de la tendinopatía de Aquiles?

Introducción

Problema

Dado que el antecedente de tendinopatía de miembros inferiores es el factor de riesgo más conocido de tendinopatía de Aquiles, es posible la recurrencia de los síntomas. Poco se sabe de la efectividad de estrategias de prevención dirigidas.

Recomendaciones

Tendinopatía de Aquiles de porción media e insercional

Discutir la necesidad de dedicar suficiente tiempo al tratamiento activo antes de comenzar con la carga provocativa (deportiva). Como regla general, el retorno a la ausencia plena de síntomas (deportes) solo es posible después de unos meses de tratamiento activo, como mínimo. El regreso a los deportes en unos días se asocia con mayor probabilidad de recurrencia. Discutir con el paciente el ritmo del regreso a los deportes.

Asegurar una acumulación gradual de la carga (deportiva) después de la recuperación o después de un período más largo de inactividad relativa.

Continuar con los ejercicio de los músculos de la pantorrilla después de la recuperación sintomática.

Autor/a: Robert-Jan de Vos, Arco C van der Vlist, Johannes Zwerver, Duncan Edward Meuffels y otros. Br J Sports Med Epub. 008/06/2021