Jugar a videojuegos es una actividad muy positiva para la actividad cognitiva y para el desarrollo de habilidades y destrezas fundamentales para el día a día de las personas mayores, tal y como asegura David Curto, responsable de la Dirección Asistencial de Sanitas Mayores.

A juicio de este experto, “jugar es una excelente forma de despertar nuestra creatividad, así como de entrenar la mente a la vez que nos divertimos. En este sentido, los videojuegos son una opción de ocio a tener en cuenta para la tercera edad por sus beneficios para mantener en forma algunas capacidades físicas y cognitivas”.

Jugar a videojuegos puede ayudar al desarrollo de habilidades y destrezas fundamentales para el día a día de las personas mayores.

Según los resultados de un estudio de la Universidad Nacional a Distancia (UNED) publicados en Frontiers in Human Neuroscience, el uso de videojuegos por parte de las personas mayores mejora el rendimiento en distintas funciones cognitivas que tienden a deteriorarse con la edad, como la memoria de trabajo (que afecta al almacenamiento y a la manipulación mental de la información) y la memoria episódica (vinculada al recuerdo de experiencias personales).

Además, para el director asistencial de Sanitas Mayores, “los videojuegos mejoran también su capacidad de atención, la velocidad mental, la concentración y la capacidad creativa”. A esto hay que sumar otras ventajas en los planos psicomotriz y psicológico, ya que los videojuegos también “sirven para reducir la ansiedad y la depresión”, explica David Curto.

No obstante, hay que tener presente que no todos los videojuegos son útiles. “La monitorización por parte de un profesional es fundamental y se recomiendan videojuegos que trabajen el uso de la memoria, la lógica, la observación y el ejercicio físico”, apunta el Doctor Curto, que adviete que “para lograr resultados positivos lo recomendable es que su uso forme parte de una terapia controlada y organizada por profesionales, con el objetivo de mejorar las habilidades o capacidades que cada mayor necesite”.

Tal y como recuerdan desde Sanitas Mayores, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los mayores físicamente activos presentan un menor índice de mortalidad debido a enfermedades como cardiopatías coronarias, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo 2, cáncer de colon y de mama y depresión.

El uso de videojuegos, y la realización de juegos en general, por parte de las personas mayores es un recurso ampliamente utilizado para favorecer el envejecimiento activo y feliz, y beneficiarse así de todas las ventajas que supone para la salud de las personas.

“Las actividades recreativas o de ocio como las actividades ocupacionales y comunitarias son muy importantes para el envejecimiento activo, por ello, en Sanitas Mayores recomendamos dedicar diariamente en torno a 25 minutos de actividades físicas y combinarlas con una hora de actividades de estimulación cognitiva. Es importante sentirse cómodo con la actividad que se realice, de forma que se adecue a la forma física y cognitiva de cada uno para que no se produzca un abandono de la actividad”, destaca David Curto.