La Cátedra Animales y Sociedad, puesta en marcha por la Universidad Rey Juan Carlos, ha comenzado a impartir el programa ‘Emociones que dejan huella’, una iniciativa que cuenta con la colaboración con la asociación terapéutica PsicoAnimal y de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Madrid.

El programa ‘Emociones que dejan huella’ facilitará durante cinco meses terapia asistida con perros a 24 personas en estadio inicial o medio de la enfermedad de Alzheimer.

Gracias a este programa, que está dirigido por la psicóloga Rocío Fernández Andrade, de PsicoAnimal, se facilitará durante cinco meses, terapia asistida con tres perros -Hebe (dobermann), Zenit (golden retriever) y Dogui (galgo)- a 24 personas de centros de día —no institucionalizados— en estadio inicial o medio de la enfermedad de Alzheimer.

“Uno de los factores más positivos del programa es justamente su desarrollo en centros de día, lo que contribuye a que las personas permanezcan en su entorno, con los beneficios emocionales que reporta”, afirma Nuria Máximo, directora de la Cátedra Animales y Sociedad de la URJC. Los resultados del estudio que comienza esta semana se darán a conocer a finales de este año.

El proyecto reportará una mejora a los usuarios que sufren esta enfermedad, que representa entre el 60% y el 70% del total de las demencias,  y permitirá a los investigadores saber más sobre los beneficios terapéuticos del vínculo que se establece entre los animales y los seres humanos.

Tal y como se asegura desde PsicoAnimal, las Intervenciones Asistidas con Animales han demostrado numerosos beneficios en diferentes áreas de mejora de la persona: a nivel físico, emocional, social, motor y cognitivo, principalmente porque son una increíble fuente de motivación.

En este sentido, desde la Cátedra Animales y Sociedad se destaca que “sobran las razones para poner en marcha un programa como ‘Emociones Que Dejan Huella‘. Multitud de evidencias científicas demuestran la eficacia de la Terapia Asistida con Animales (TAA) en el ámbito geriátrico. El vínculo animal-humano genera beneficios físicos, ayuda a conservar o mejorar las capacidades cognitivas y el área de comunicación y del lenguaje. Sin olvidar los beneficios emocionales y psicosociales, de los que más evidencia científica existe”.

Esta Cátedra de la Universidad Rey Juan Carlos es la primera dentro del sistema educativo español que tiene como objetivo la puesta en marcha y desarrollo de cualesquiera actividades y/o proyectos de investigación asociados y enmarcados en el ámbito de la difusión de los principios de bienestar animal, empezando por el estudio de la situación actual de los animales en nuestra sociedad, y los efectos de la vinculación entre los hombres y los animales. También desarrolla programas de promoción de la salud con los animales como mediadores en el proceso y de las intervenciones asistidas con animales.