Cruz Roja Española ha puesto en marcha la iniciativa #MiraQuienCuida para visibilizar la realidad de las personas cuidadoras no profesionales y dar a conocer los servicios que realiza esta organización para apoyar a las personas que cuidan de otras personas. Y es que las personas cuidadoras no profesionales y la labor que realizan queda muchas veces invisibilizada porque se realiza fundamentalmente en el ámbito del domicilio privado y se trata de una actividad no remunerada.

El aumento en la esperanza de vida de la población implica que haya un incremento de personas en situación de dependencia, debido a que cada vez son más las personas mayores de 65 años y a que el envejecimiento y la dependencia están estrechamente relacionadas. Los datos del padrón continuo del INE de enero de 2019 señalan que en España hay más de 9 millones de personas mayores de 65 años y este sector de población representa ya el 19,3% de la población en España.
geriatricarea cuidadorasMás del 80% de las personas cuidadoras en España son mujeres, la mayoría de ellas hijas o esposas de la persona dependiente

Según la proyección del INE (2018-2068), en 2068 podría haber más de 14 millones de personas mayores, 29,4% del total de una población que alcanzaría los 48,5 millones de habitantes. Además, más del 16% de los hogares españoles vive con alguna persona dependiente (datos INE 2017), por lo que cuidar se convierte en una labor fundamental para garantizar una vida digna a quienes lo necesitan.

Tal y como destacan desde Cruz Roja, nuestra sociedad se ha sostenido tradicionalmente en un modelo familiar de cuidados basado en la división del trabajo en el que tradicionalmente se ha delegado a la mujer la mayoría de las tareas relacionadas con los cuidados y la asistencia a otras personas ya que sigue siendo una tarea asignada a la figura femenina puesto que, en datos de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el 89% de las personas cuidadoras en el año 2018 en España son mujeres, la mayoría de ellas son familiares de la persona dependiente (hijas o esposas).

Las mujeres de menos de 65 años, especialmente las de 45-64 años, contribuyen con más de la mitad de todo el volumen de cuidado (medido en horas) aportado por todos los cuidadores (55%). Y es una mujer mayor la que recibe la mayor parte del cuidado provisto por cualquier cuidador (49%).

Los cuidados tienen rostro de mujer, tal y como lo muestran los datos recogidos por Cruz Roja en relación a los proyectos dirigidos a apoyar a las personas cuidadoras no profesionales. Según los datos de las personas atendidas por Cruz Roja, más del 80% de las personas que cuidan son mujeres con las siguientes características:

    Edad superior a los 50 años
    Comparte domicilio con la persona cuidada
    Afronta su labor a diario
    Carece de ocupación remunerada
    Comparte este rol de cuidadora con otros roles familiares y no recibe ayuda de otras personas

Cruz Roja dedica parte de su acción con personas mayores a cuidar a las personas cuidadoras desarrollando acciones específicas dirigidas a las personas que cuidan, mejorando sus capacidades para la gestión de esta tarea, reduciendo la intensidad o carga del cuidado, a través de acciones de respiro y fomentando el apoyo mutuo. Cruz Roja acompaña y atiende a las personas cuidadoras mediante los siguientes recursos y herramientas:

    Ofreciendo formación e información: conocimientos básicos necesarios para cuidar adecuadamente y no se vea afectada la salud
    Facilitando un servicio de apoyo y respiro a través del voluntariado: una persona voluntaria pasa algunas horas a la semana con la persona con dependencia para que la persona cuidadora disponga de momentos de descanso
    Con grupos de apoyo: favoreciendo el apoyo y la cooperación entre personas en situación similar
    Con el Servicio Multicanal SerCuidadorA para facilitar información, orientación, consultas y soporte emocional (vía web, teléfono, e-mail, whatsapp, app y redes sociales)

En total y anualmente, Cruz Roja atiende (de forma presencial y online) a más de 240.000 personas mayores y cuidadoras no profesionales en nuestro país. Para ello, ofrece información sobre recursos existentes, realiza talleres formativos y ofrece soporte emocional a más de 2.700 personas, a través de los equipos presentes en más de 700 sedes locales de toda España.