Más de la mitad de los habitantes del medio rural tiene problemas para acceder a recursos de salud y es evidente la falta de alternativas para paliar dichas diferencias, tal y como se puso de relieve en la jornada “Análisis sobre la equidad y recursos del modelo de atención primaria en el medio rural” organizada por e-Saludtutelada y el Ayuntamiento de Villamartín (Cádiz), y que reunió a doce ponentes: cuatro médicos de familia rurales, una especialista, un médico del trabajo, una farmacéutica rural, una educadora social del medio rural y varios profesionales de la salud, que realizaron un recorrido sobre la situación actual de los servicios de salud en el medio rural.


Más de la mitad de la población que vive en el medio rural tiene problemas a la hora de acceder a los recursos de salud y es evidente la falta de alternativas.

En este encuentro se debatió sobre la situación del enfermo crónico, la atención en cuidados paliativos, la dependencia, la salud laboral, la actividad de farmacia y otros aspectos relevantes para determinar la falta de equidad en el acceso a determinados servicios especializados. A juicio de los especialistas reunidos en este foro, la solución debe pasar por la necesidad de incidir en la promoción de hábitos de vida saludables, nutrición y ejercicio, en la educación para la salud y en la comunicación de los profesionales de la salud con el paciente tutelado.

Durante su intervención el Dr. Nicolás Montoya, director médico de la jornada y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y Pediatría, recordó  los principios básicos de la Estrategia Europea 2020 en materia de salud. Y es que el progresivo aumento de la esperanza de vida y la prevalencia de dolencias crónicas como los trastornos de salud mental, el cáncer, la obesidad o las enfermedades cardiovasculares y aparato respiratorio hacen perentoria la descentralización en favor de la participación del paciente, sobre todo en el ámbito local, así como una mayor coordinación de los sistemas locales de salud: atención primaria, servicio ambulatorio, hospital y especialidades.

Como no podía ser de otro modo, la figura del médico rural, eje estratégico de estas políticas, tuvo un espacio destacado en este encuentro a través de las experiencias de dos profesionales de reconocida trayectoria, el Dr. Aurelio Mozo y el Dr. Manuel Millán, quienes coincidieron en el valor de la empatía y la identificación con el sufrimiento de los pacientes.

Así mismo, el Dr. Millán apuntó algunas claves para avanzar hacia una medicina de excelencia por parte del profesional: la necesidad de ser autodidactas y trabajar la formación científico-técnica, el dominio de la tecnología aplicada a la salud y sobre todo fomentar la empatía con el paciente incrementada mediante el contacto fluido desde atención primaria con el hospital y con los especialistas no existentes en el medio rural.

Por su parte, el Dr. Josep Vidal, médico de familia y doctorado en telemedicina, compartió algunos ejemplos de éxito en el uso de las nuevas tecnologías en general y especialmente aplicadas a la asistencia en zonas rurales. Este especialista resaltó que la telemedicina nunca debe ser una excusa para el recorte de prestaciones pero sí una ayuda que permite ahorrar recursos económicos, sobre todo en desplazamientos para los propios pacientes y en algunos casos, gracias a la implantación de la Carpeta Personal de Salud, con la integración de la historia clínica, ha reducido hasta un 88% el número de visitas que se hubieran tenido que hacer de manera presencial.

En la jornada también se abordó el esfuerzo personal realizado en tareas que podrían ser facilitadas por las tecnologías para poder dedicar más tiempo al contacto con los pacientes y se compartieron experiencias incidiendo en la importancia del diagnóstico temprano y el fomento de hábitos saludables. En este sentido, en los próximos años será necesario incrementar los programas de prevención de la salud y prestar especial atención a colectivos más vulnerables como la población mayor y las enfermedades crónicas donde la discontinuidad asistencial genera gran dependencia, tal y como apuntan los expertos.

En el cierre de la jornada, Francisco López López, de Salud Tutelada, apeló a la responsabilidad de las organizaciones públicas y privadas para participar en la medida de sus atribuciones y difundir iniciativas que promuevan la mejora de la salud y del bienestar de los residentes en el medio rural.
Una Escuela de Salud del Paciente en la Sierra de Cádiz

Los participantes en la jornada tuvieron ocasión de conocer el proyecto de la Escuela de Salud del Paciente que se implantará en Villamartín a partir del próximo otoño. Se trata de una iniciativa que busca poner al paciente residente de zonas rurales en el centro de la gestión de su enfermedad. En el caso de algunas enfermedades crónicas, los pacientes requieren de tutela y orientación sobre cómo sobrellevar o mejorar su calidad de vida.

La Escuela de Salud del Paciente implantará un modelo colaborativo donde profesionales de la salud aportarán conocimientos y ayuda profesional. Los pacientes encontrarán un espacio de diálogo donde compartirán experiencias con otros afectados y participarán en talleres y seminarios sobre temas de prevención o bien guías de actuación ante enfermedades crónicas. Con esta iniciativa se fomentará el diálogo con otros pacientes, incentivando una mejor gestión individualizada de los recursos a su alcance y por tanto de las posibilidades de incrementar su calidad de vida.

Los objetivos que se plantean con su constitución son: contribuir a la mejora de la eficacia y la eficiencia en la gestión de recursos, poner en valor la experiencia de los profesionales, fomentar una gestión “colaborativa” de los servicios de orientación del paciente y propiciar la gestión mediante valores en la atención de la salud en el medio rural.

Esta Jornada es una de las actividades llevadas a cabo por Salud Rural, una iniciativa puesta en marcha por un grupo de profesionales de la salud que nace con el objetivo de poner al alcance de los pacientes de las zonas rurales información de valor para la gestión de su enfermedad, promover acciones de divulgación e incentivar medidas de prevención, atención a la salud y mejora del bienestar.