Seguramente el término “fabella” os diga bastante poco. Proviene del latín y significa literalmente “pequeña alubia” o como diríamos los asturianos “fabilla”, que se parece mucho más al original. ¿Y qué es el fabella? (género masculino sí, no me he equivocado). Pues un pequeño hueso sesamoideo que se encuentra incrustado en un tendón de la rodilla, tal y como podéis contemplar en la radiografía que abre este post.

Se llaman huesos sesamoideos, a los huesos pequeños (como una semilla de sésamo) y redondeados que se incrustan en un tendón, y que se encuentran en diversas articulaciones del cuerpo. La particularidad del “fabella” es que mucha gente carece ya de él. Se puede decir que este hueso es un vestigio, y que si bien en su día tuvo para nuestros ancestros la utilidad que hoy tiene la rótula para los monos del viejo mundo, a día de hoy a nosotros los humanos nos causa más mal que bien.

En efecto, esta pequeña calcificación se ha ligado en el pasado con inflamaciones de la rodilla, con la artritis y con otros problemas en esta articulación. No es de extrañar que aquellas personas que padezcan osteoartritis de rodilla tengan el doble de posibilidades de poseer fabella que los que no la tienen.

Tal vez por eso nadie le prestó demasiado atención a este vestigio, cuya tendencia evolutiva parecía condenarle a la desaparición. ¡Hasta ahora! Un equipo de investigadores del Imperial College de Londres acaba de descubrir algo impactante: el fabella parece estar regresando.

Consultando los registros médicos de 27 países, relativos a 21.000 rodillas, el equipo británico puedo consultar datos valiosos en forma de radiografía, resonancias magnéticas y disecciones. Por lo que puedo leer, los primeros registros consultados datan de 1875, cuando parece que este huesecito se detectaba en un 17,9% de la población.

En 1918, los datos indican que un 11,2% de las rodillas estudiadas mostraban la presencia de este hueso. Ambos datos se corresponden con el supuesto descenso que los médicos venían asumiendo en su presencia. Pero hete aquí que los datos de 2018 muestran que los tendones rotulianos analizados escondían el fabella en el 39% de los casos. ¿Cómo es posible?

Bien, tal y como los autores del estudio relatan, se sabe que los huesos sesamoideos – como el fabella – crecen en respuesta a las fuerzas mecánicas. Dado que los humanos nos alimentamos mucho mejor ahora que lo que hacían nuestros antepasados (razón por la que nos hemos hecho más altos y pesados) es normal suponer que nuestras rodillas se ven sometidas a más presión en la actualidad que en tiempos de nuestros abuelos.

Esta podría ser la razón por la que esta pequeña alubia ósea, que parecía destinada a desaparecer, haya vuelto a hacer su aparición en nuestras rodillas.