En caso de sufrir incontinencia urinaria hay que visitar el médico lo antes posible. No debemos restarle importancia, ni dejar que pueda afectarnos a nuestra vida personal y/o laboral.
Acudir al médico nos permitirá poder determinar qué tipo de incontinencia tenemos, cuál es su origen y empezar con el tratamiento. Existen algunos factores que retrasan la visita cómo son la vergüenza o el miedo para afrontar la nueva situación. Sin embargo, los especialistas están acostumbrados a tratar con la incontinencia urinaria (afecta a más de 6.5 millones de personas en España) y nos darán consejos de cómo afrontarla.
En caso de sufrir incontinencia urinaria hay que visitar el médico lo antes posible
 
En cuatro sencillos pasos estaremos más cerca de solucionar esta patología:

1. Conocimiento de la historia médica general y dirigida

El médico nos preguntará por las pérdidas y por factores que puedan afectar a dichas pérdidas, como son el modo en el que ocurren, la frecuencia, así como la cantidad de agua que se consume, si padecemos estreñimiento… Estas preguntas ayudarán al determinar el diagnóstico y el tratamiento a seguir.

2. Valoración funcional y física

Es importante comprobar el tono muscular del suelo pélvico, realizar pruebas de esfuerzo como el de la tos, estudios urodinámicos para medir la presión, el flujo y el volumen de la orina…

3. Estudio analítico (Diario miccional)

Durante unos días, el médico nos pedirá que rellenemos un diario dónde registrar cuántas veces vamos al baño, si hemos tenido algún escape y la manera en la que se ha producido, la cantidad de líquido que hemos bebido…

4. Exploraciones complementarias y diagnóstico

Con toda la información recopilada en los anteriores puntos, el especialista nos indicará si necesita realizarnos alguna otra prueba y si no es el caso, nos indicará el tipo de incontinencia que tenemos y el tratamiento a seguir para poder volver a nuestra vida habitual.

El tratamiento puede comprender desde el cambio en la rutina (beber la cantidad adecuada de agua, perder peso, evitar las comidas picantes o reducir el consumo de bebidas alcohólicas), a una operación quirúrgica, o al uso de absorbentes de incontinencia que pueden ayudarnos a mantener bajo control las pérdidas.