La Unidad de Chequeos Médicos de Creu Blanca ofrece el Chequeo Full Body un método para un diagnóstico integral que constituye “la revisión más completa que se puede hacer, abarca todo el cuerpo y podemos decir que se trata de un estudio que va desde la punta del cabello hasta las uñas de los pies”, afirma la Dra. Enriqueta Alomar, directora médica de Creu Blanca.

El Chequeo Full Body incluye un conjunto de exploraciones que abarcan todo el cuerpo.

 En concreto este sistema permite la prevención, diagnóstico y tratamiento de diversas patologías, y tal y como señala la Dra. Alomar, “básicamente hay tres monstruos con los que la gente tiene miedo de encontrarse: cáncer, Alzheimer y enfermedades cardiovasculares. En base a estos tres grandes grupos de enfermedades hemos diseñado esta revisión”.

El Chequeo Full Body comienza estudiando el cerebro, la cara, los senos frontales, la boca, la estructura del cuello (ganglios, arterias y adenopatías); después se pasa al tórax, donde se analiza el parénquima pulmonar y las arterias pulmonares. El chequeo continúa con el estudio de los pulmones; valoración del corazón para descartar problemas de isquemia; luego los intestinos, el abdomen, el hígado, vesícula y riñones, el estómago, así como las arterias de extremidades inferiores y superiores.

Este protocolo permite detectar en fases tempranas enfermedades que pueden ser asintomáticas hasta que se encuentran avanzadas
 
El protocolo de este chequeo, que no dura más de mediodía, empieza con una exploración médica y un completo cuestionario para elaborar la historia del paciente. A continuación, se procede a realizar todas las exploraciones: análisis de sangre y orina, electrocardiograma, ecografía abdominal para poder ver la estructura de hígado y vesícula, estudio antropométrico (control de vista y oído) y finalmente se realiza el TAC o DMD Full Body donde se valora el cuerpo entero empezando por el corazón y sus arterias.

    El Full Body permite detectar en fases tempranas enfermedades que pueden ser asintomáticas hasta que se encuentran avanzadas

“También vemos todas las arterias que van del corazón a la cabeza, los brazos, los pulmones, el aparato digestivo, hasta llegar a las piernas y acabar en los pies”, apunta la Dra. Alomar. El Full Body también incluye colonoscopia virtual y resonancia craneal para el descarte de cualquier lesión cerebral.

El Chequeo Full Body permite detectar en fases tempranas enfermedades que pueden ser asintomáticas hasta que se encuentran avanzadas. “A menudo desde que aparecen los primeros síntomas de enfermedad hasta que se descubre, pueden pasar años. Esto, además de suponer un calvario para el que padece los síntomas, puede suponer que no se esté aplicando un tratamiento adecuado a tiempo. Sucede porque el abordaje de los síntomas del paciente se hace casi siempre desde el punto de vista de una sola especialidad médica”, añade la directora médica de Creu Blanca.

No hay guías específicas que indiquen qué pacientes son los más adecuados para este chequeo, pero desde la Clínica Creu Blanca se recomienda especialmente a personas que tienen factores de riesgo de padecer cáncer o tener problemas coronarios. Estos grupos incluirían:

    Personas con patología coronaria o antecedentes familiares de coronariopatía
    Personas con historia o antecedentes de aneurismas y malformaciones vasculares
    Fumadores / Exfumadores
    Personas que presentan diabetes tipo I y II, hipertensión u obesidad