Las personas mayores que tienen menos sueño de ondas lentas (sueño profundo necesario para consolidar los recuerdos y despertarse sintiéndose renovado) tienen niveles más altos de proteína cerebral Tau, un signo de la Enfermedad de Alzheimer relacionado con daño cerebral y deterioro cognitivo, tal y como revela un estudio de la Washington University School of Medicine.

Dormir mal es un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, ya que las personas con esta enfermedad tienden a despertarse cansadas y sus noches se vuelven menos reponedoras a medida que la pérdida de memoria y otros síntomas empeoran.

El sueño es cada vez más reconocido como un marcador potencial para la patología de la Enfermedad de Alzheimer y del riesgo futuro de deterioro cognitivo. Estudios previos en modelos animales y en humanos han asociado una disminución de la actividad de ondas lentas (SWA) en movimientos oculares no rápidos (NREM) con deposición de Beta-amiloide.
geriatricarea enfermedad de Alzheimer
 
Este estudio, publicado en Science Translational Medicine, sugiere que el sueño de mala calidad podría ser una señal de alerta para el deterioro de la salud cerebral, tras analizar los marcadores biológicos de rendimiento cognitivo, imágenes cerebrales y líquido cefalorraquídeo (LCR) en participantes inscritos en estudios longitudinales de envejecimiento.

Y es que, tal y como afirma Brendan Lucey, MD, primer autor y director del Centro de Medicina del Sueño de la Universidad de Washington, “lo que es interesante es que vimos esta relación inversa entre la disminución del sueño de ondas lentas y más proteína tau en personas cognitivamente normales o muy leves, lo que significa que la reducción de la actividad de ondas lentas puede ser un marcador de la transición entre lo normal y lo deficiente”. Para este experto, “medir cómo duermen las personas puede ser una forma no invasiva de detectar la Enfermedad de Alzheimer precozmente o cuando las personas comienzan a desarrollar problemas con la memoria y el pensamiento”.

Los cambios cerebrales que conducen al Alzheimer comienzan lenta y silenciosamente. Hasta dos décadas antes de que aparezcan los síntomas característicos de la pérdida de memoria y la confusión, cuando la proteína beta amiloide comienza a acumularse en placas en el cerebro. Más tarde aparecen enredos de tau, seguidos de atrofia de áreas clave del cerebro. Y sólo entonces las personas comienzan a mostrar signos inequívocos de deterioro cognitivo.

Para comprender mejor el vínculo entre el sueño y la enfermedad de Alzheimer, Brendan Lucey, junto con David Holtzman, MD, Andrew B. y Gretchen P. Jones, profesor y jefe del Departamento de Neurología, estudiaron a 119 personas de 60 años de edad o más que fueron reclutados a través del Centro de Investigación de Enfermedades de Alzheimer Charles F. y Joanne Knight. La mayoría, el 80%, era cognitivamente normal y el resto tenía una discapacidad muy leve.

Los investigadores monitorearon el sueño de los participantes en su propio hogar durante una semana mediante un monitor de EEG portátil que se ajustó a la frente para medir sus ondas cerebrales mientras dormían, así como con un sensor similar a un reloj de pulsera que rastrea el movimiento del cuerpo. También realizaron registros de sueño, donde se tomaron nota tanto de las sesiones nocturnas de sueño como de las siestas diurnas.

Los investigadores también midieron los niveles de beta amiloide y tau en el cerebro y en el líquido cefalorraquídeo que baña el cerebro y la médula espinal. 38 personas se sometieron a exploraciones PET para las dos proteínas, y 104 personas se sometieron a punciones en la columna vertebral para proporcionar líquido cefalorraquídeo para el análisis. Los otros 26 sujetos realizaron ambos tratamientos.

Después de controlar factores como el sexo, la edad y los movimientos mientras dormían, los investigadores encontraron que la disminución del sueño de ondas lentas coincidía con niveles más altos de tau en el cerebro y una mayor proporción de tau a amiloide en el líquido cefalorraquídeo.

“La clave es que no fue la cantidad total de sueño lo que se relacionó con tau, fue el sueño de onda lenta, que refleja la calidad del sueño”, asegura Brendan Lucey, destacando que “las personas con patología tau aumentada en realidad dormían más por la noche y durante el día, pero su sueño no era de la mejor calidad“.

Si las investigaciones futuras confirman sus hallazgos, el monitoreo del sueño puede ser una forma fácil y asequible de detectar antes la enfermedad de Alzheimer, pronostican los investigadores. Y es que, por ejemplo, la siesta diurna sola se asoció significativamente con los altos niveles de tau, lo que significa que hacer una pregunta simple, ¿cuánto duerme durante el día?, podría ayudar a los médicos a identificar a las personas que podrían beneficiarse de pruebas adicionales. Algo fundamental ya que la intervención temprana es crítica para retardar la neurodegeneración y la progresión de la enfermedad.

“No espero que la monitorización del sueño reemplace los escáneres cerebrales o el análisis del líquido cefalorraquídeo para identificar los signos tempranos de la enfermedad de Alzheimer, pero podría complementarlos. Es algo que podría ser seguido fácilmente con el tiempo, y si los hábitos de sueño de alguien comienzan a cambiar, eso podría ser una señal para que los médicos observen más de cerca lo que podría estar pasando en sus cerebros”, concluye el director del Centro de Medicina del Sueño de la Washington University School of Medicine.